Follow Me!

Recibir actualizaciones por email / Receive updates by email

Categorías

Amigos

Archivos

Twitter

Posting tweet...

¡No soy una playa! El grito desesperado de la Albufereta de Alicante

Foto: Mark Kennedy

Foto: Mark Kennedy

Hola, ¿qué tal?

Permitidme que me presente: soy la playa de la Albufereta de Alicante. En verdad no soy una playa, pero ‘playa’ es el calificativo que me habéis dado entre todos desde hace muchas décadas, y ya no hay forma de quitarme el mote de encima. Pero bueno… quien ríe el último…Es así. Yo no soy una playa, ni he sido playa nunca, ni lo seré por mucho que vuestros políticos se empeñen en echarme toneladas de arena encima para callarme la boca.

Foto: Mark Kennedy

Foto: Mark Kennedy

Mira que me habéis dado el coñazo todo el invierno con el rollo de las máquinas y las obras para presentarme en sociedad como algo que no soy. Que si arena, que si obras, que si murallas, que si banquitos de madera… Os lo habéis currado, no os puedo quitar eso, pero escuchadme: ¡no soy playa!

Yo vine al mundo mucho antes que vosotros. Muuuuucho antes. No sé si Dios

existe, pero si existe, me hizo a mí para dar salida a las aguas pluviales que bajaban desde el interior de la provincia y, desde luego, en aquel entonces no se contemplaba que yo sirviese de lugar de recreo.

Pero no me escucháis. No sois capaces de entender lo que os digo año tras año. Pues lo diré hoy por última vez: ¡dejadme en paz!

Nota del autor (Mark Kennedy):
Tras numerosas inversiones multimillonarias y repetidos intentos de regenerar la zona, con arena extraída de lugares ajenos, hoy la playa de la Albuferetea ha dicho que basta. En apenas 15 minutos de lluvia torrencial, la playa artificial que nuestra clase política nos quiere imponer a la fuerza se ha desvanecido ante nuestros ojos, con toda la contundencia que la Madre Naturaleza nos puede mostrar. El lugar idílico que nos han querido vender como playa de lujo ha desaparecido ante nuestros ojos en un instante. Tan dramático como veraz.

Dejemos en paz, por favor, los espacios naturales del litoral. No podemos ganar esta guerra.

Foto: MArk Kennedy

Foto: Mark Kennedy