Follow Me!

Recibir actualizaciones por email / Receive updates by email

Categorías

Amigos

Archivos

Twitter

Posting tweet...

Con el corazón: GRACIAS

Desde el avión que me lleva a la isla de Menorca cierro los ojos y pienso que un fotógrafo es como un marinero, cuando nos hacemos viejos tenemos muchas vivencias para recordar y apenas necesitamos nada más que esos recuerdos del pasado.

Este viaje comenzó en la isla de Ibiza, acompañado por tantos amigos flickeros, del Ibiza Fotoclub y los grandes amigos del Grupo de Fotografía Nocturna, el GFN. Juntos recorrimos la costa ibicenca en busca de sus tesoros, plasmando en grupo su belleza y esencia. ¡Ya hace más de un año! El tiempo ha sido muy veloz e implacable y a las puertas de esta Navidad regreso a las Baleares, al último destino, la isla de Menorca.

Han sido en total 25 personas las que de forma más directa han contribuido a los análisis de la costa española sobre el terreno. Sin embargo hay otras muchas personas que ofrecieron su ayuda de una u otra manera, como César Fernández, quien me hospedó en Asturias, o Jordi Prieto, que me acompañó junto a varios amigos más por la costa de Girona, ha habido quienes, como José Hernández o Jordi Gallego, pusieron a mi disposición sus mejores localizaciones, acompañándome en generoso gesto a las mismas y ahorrando un tiempo precioso. En algunos casos ha sido la posibilidad de impartir un curso la que ha hecho que este proyecto se autofinanciara más de lo previsto, personas interesadas en difundir la cultura sobre la fotografía, como Ricardo Gómez y Marisol Torres, en Ibiza, o Julio Cabrera y Tino Soriano en la isla de la Palma, o la asociación Foto Gran Canaria, por citar algunos ejemplos.

Todos tenemos mucho en común… estamos unidos por la fotografía, que ha sido la que ha movido a tantas y tantas personas en diferentes ámbitos de nuestra sociedad, un nexo fuerte, un lenguaje común, sentimientos afines. La fotografía por la conservación en el SOS Paisajes de Mar. Gracias a estos equipos de personas, a su altruismo y su apoyo, este barco ha llegado al final de su viaje.

  • neptuno02Coordinación Huelva: José María Tortosa
  • Coordinación Cádiz: Antonio Espuch
  • Coordinación Málaga: Alfonso Lario
  • Coordinación Granada: Beto Ruiz
  • Coordinación Almería: Beto Ruiz
  • Coordinación Murcia: Pedro García. Jose L. Villaescusa
  • Coordinación Alicante: José Carlos Martínez
  • Coordinación Castellón: Joan Gil
  • Coordinación Tarragona: Joan Gil. Francisco Xavier Solé.
  • Coordinación Barcelona: Victoria Gracia
  • Coordinación Girona: Paco Memvibres
  • Coordinación País Vasco: Iñigo Bernedo
  • Coordinación Cantabria: Manel Bahillo – José María Tortosa
  • Coordinación Asturias: Luis Lujó – José Ramón García
  • Coordinación Lugo: José Meis
  • Coordinación A Coruña: Xandro Berberena
  • Coordinación Pontevedra: Xandro Berberena
  • Coordinación Mallorca: Guillermo Félix
  • Coordinación Ibiza: José Antonio Porras
  • Coordinación Formentera: José Antonio Porras
  • Coordinación Gran Canaria: Ángel Sosa
  • Coordinación Fuerteventura: Cristian Rodríguez
  • Coordinación Lanzarote: Cristian Rodríguez
  • Coordinación Tenerife: Axu Peña – Luisa Lynch
  • Coordinación La Palma: Xabier Santaquiteria
  • Coordinación El Hierro: Roberto Martín

EL BARCO MISTERIOSO

Como dedicatoria, esta foto tomada junto a Cristian Rodríguez, coordinador de las islas de Fuerteventura y Lanzarote.

telamon

A la altura de las Caletas, en la Playa de los Mármoles, en las proximidades de un polígono industrial a la entrada de Arrecife, se encuentra un viejo navío, semihundido, corroído por el óxido. El Telamón, así se llama el mercante que encontró su final frente al litoral de Arrecife el 31 de octubre de 1981, hace ya más de 26 años.

Con casi 140 metros de longitud, este barco fue construido en 1954 en los astilleros de Caledon-Dundee, en Inglaterra. Su nombre de bautismo fue Temple Hall, hasta que en 1969 se le cambió por Pantelis. En 1977 recibió su último nombre, Telamon. En el esqueleto del casco, varado y oxidado, no queda ya rastro de pintura, pero puede leerse en relieve su nombre original: Temple Hall.

Proveniente de Costa de Marfil, en el África Occidental, el navío griego se dirigía a la ciudad de Tesalónica. A bordo llevaba un cargamento de troncos de madera. Durante la travesía se abrió una vía de agua en el casco y, para evitar que se hundiera en el muelle, fue remolcado hasta esta pequeña cala. Su esqueleto parece sacado de una película de aventuras, misterioso, partido, inclinado, como emergiendo de las profundidades.

Poco después de que se hundiera, la madera que llevaba en su interior fue descargada. El precio pedido por su desmantelamiento fue la causa del abandono. Fue refugio de algunos indigentes, que usaron sus entrañas a modo de hogar, una casa flotante que fue deteriorándose y perdiendo a sus moradores a causa de la incomodidad y el peligro.

Nuestro proyecto ya va llegando a su final. El viaje épico finaliza tras haber recorrido miles de kilómetros por la costa española. Su resultado más visible es una colección de imágenes sobre los lugares más bellos, aquellos que han resistido el avance de la actividad humana, aquellos que siguen amenazados y que es imprescindible conservar.

plbollullo05

Tal vez, como ha sucedido con el Telamón, a nuestra idea le espera un gran futuro, una dimensión inesperada, una póstuma contribución a nuestro paisaje costero.

Gracias por vuestra colaboración.

José B. Ruiz